Agile Design Thinking

Agile Design Thinking es una metodología que combina los principios del desarrollo ágil de software con el enfoque centrado en el usuario del diseño de experiencias. Su objetivo es crear soluciones innovadoras y efectivas para los problemas reales de las personas, mediante la colaboración, la experimentación y la iteración.

El Agile Design Thinking se basa en dos pilares fundamentales: el agile y el design thinking. Veamos en qué consiste cada uno de ellos.

Agile

Agile es un conjunto de valores y principios que promueven el desarrollo de software de forma flexible, adaptativa y rápida, respondiendo a los cambios y a las necesidades de los clientes. Algunos de los valores del agile son:

  • La satisfacción del cliente por encima de todo
  • La entrega continua de valor
  • La colaboración entre equipos multidisciplinares
  • La autoorganización y la autonomía
  • La mejora continua y el aprendizaje

Algunos de los principios del agile son:

  • Priorizar las necesidades del cliente y su feedback
  • Entregar software funcional con frecuencia
  • Aceptar y gestionar el cambio
  • Fomentar la comunicación y la confianza
  • Buscar la simplicidad y la calidad
  • Reflexionar y ajustar el proceso

Existen diferentes marcos de trabajo o frameworks que aplican el agile, como Scrum, Kanban, XP o Lean. Estos frameworks definen roles, artefactos y ceremonias que facilitan la organización y la ejecución de los proyectos.

Design Thinking

Design Thinking es un proceso creativo que se enfoca en entender las necesidades, los deseos y los contextos de los usuarios, para generar soluciones que les aporten valor. El design thinking se basa en las siguientes fases:

  • Empatizar: se trata de investigar y observar a los usuarios, para comprender sus problemas, sus motivaciones, sus emociones y sus comportamientos.
  • Definir: se trata de sintetizar y analizar la información recogida, para identificar el problema a resolver y el objetivo a alcanzar.
  • Idear: se trata de generar muchas ideas posibles para solucionar el problema, sin limitaciones ni prejuicios, usando técnicas como el brainstorming o el sketching.
  • Prototipar: se trata de materializar las ideas en forma de prototipos o maquetas, que permitan probar y validar las soluciones con los usuarios.
  • Testear: se trata de evaluar los prototipos con los usuarios, para obtener feedback, detectar errores y mejorar las soluciones.

El design thinking es un proceso iterativo, que se puede repetir tantas veces como sea necesario hasta lograr la solución óptima.

¿Cómo se aplica el Agile Design Thinking?

El Agile Design Thinking combina las fases del design thinking con los ciclos cortos y rápidos del agile. De esta forma, se puede crear software que resuelva problemas reales de los usuarios, entregando valor continuo y adaptándose al cambio.

El Agile Design Thinking se puede aplicar de diferentes formas, según el contexto y el proyecto. Una posible forma es la siguiente:

  • Se empieza por empatizar con los usuarios, investigando sus necesidades, sus deseos y sus contextos.
  • Se define el problema a resolver y el objetivo a alcanzar, creando una visión compartida del proyecto.
  • Se crea un backlog o lista priorizada de requisitos o historias de usuario, que describen las funcionalidades que debe tener el software desde el punto de vista del usuario.
  • Se divide el backlog en sprints o iteraciones cortas (por ejemplo, de una o dos semanas), en las que se desarrollan las historias de usuario seleccionadas.
  • Se aplica el design thinking dentro de cada sprint, ideando, prototipando y testeando las soluciones con los usuarios.
  • Se entrega software funcional al final de cada sprint, obteniendo feedback del cliente y validando el valor entregado.
  • Se revisa el proceso al final de cada sprint, identificando lo que funciona bien y lo que se puede mejorar.
  • Se repite el ciclo hasta completar el proyecto o hasta que se cumpla el presupuesto o el plazo.

Beneficios del Agile Design Thinking

El Agile Design Thinking ofrece una serie de beneficios tanto para los desarrolladores como para los clientes y los usuarios. Algunos de estos beneficios son:

  • Se crea software que responde a las necesidades reales de los usuarios, aumentando su satisfacción y su fidelidad.
  • Se entrega valor continuo al cliente, reduciendo el riesgo de fracaso y el desperdicio de recursos.
  • Se fomenta la innovación y la creatividad, generando soluciones originales y diferenciadoras.
  • Se mejora la calidad del software, al detectar y corregir los errores de forma temprana y frecuente.
  • Se incrementa la productividad y la eficiencia, al optimizar el proceso y eliminar las actividades innecesarias o redundantes.
  • Se potencia la colaboración y la comunicación, al trabajar en equipos multidisciplinares y con feedback constante.

Ejemplos de Agile Design Thinking

El Agile Design Thinking se puede aplicar a cualquier tipo de proyecto de software, desde aplicaciones móviles hasta plataformas web. Algunos ejemplos de empresas que han usado esta metodología son:

  • Airbnb: la plataforma de alojamiento online usó el agile design thinking para rediseñar su experiencia de usuario, aumentando el número de reservas y la satisfacción de los clientes.
  • Spotify: el servicio de música en streaming usó el agile design thinking para crear nuevas funcionalidades, como las listas personalizadas o las sesiones grupales, mejorando la retención y el engagement de los usuarios.
  • IBM: la compañía tecnológica usó el agile design thinking para transformar su cultura organizacional, impulsando la innovación y la colaboración entre sus empleados.
Foto del avatar

por José Delgado

Desarrollador con más de 15 años de experiencia en sistemas informáticos, he trabajado para las empresas más importantes del Perú. Apasionado por las nuevas tecnologías y las ciencias en general.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *